La iniciativa liderada por profesor del Plantel en San Joaquín, Rodrigo Barraza, busca mejorar la operación y mantenimiento de plantas fotovoltaicas, permitiendo así contribuir al aumento de la competitividad de la economía nacional y al mejoramiento de la calidad de vida de los chilenos.

Con el objetivo de potenciar la investigación que contribuya a mejorar los sistemas de operaciones y mantenimiento de paneles fotovoltaicos, la Universidad Técnica Federico Santa María a través de su Departamento de Ingeniería Mecánica, se adjudicó un Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondef), proyecto liderado el profesor de dicha Unidad Académica en San Joaquín, Rodrigo Barraza.

La iniciativa, que cuenta con el apoyo de las empresas Robert Bosch S.A. y   EnorChile S.A., se gestó gracias al creciente uso de la energía solar en el país y en el mundo, considerando que el mantenimiento de las mega plantas solares es de carácter correctivo; es decir, se actúa sólo cuando ocurre una falla.

A raíz de esto, la investigación busca identificar fallas térmicas en los paneles de estas plantas a través de un monitoreo en tiempo real, mediante cámaras infrarrojas capaces de realizar evaluación in situ, con el fin de generar un sistema de mantenimiento predictivo de los dispositivos.

Este financiamiento Fondef permitirá contribuir al aumento de la competitividad de la industria solar, promoviendo la vinculación entre instituciones de investigación científica, organizaciones privadas y otras entidades en la realización de investigaciones aplicadas y de desarrollo tecnológico de interés para el sector productivo u orientados al interés público.

Es en este marco que la iniciativa liderada por el profesor Barraza consiguió $196 millones por parte del fondo estatal, lo que significa casi la mitad del total del presupuesto planificado para la creación del sistema integrado de operación y mantención de plantas solares fotovoltaicas.

Impacto nacional

El Director del proyecto destacó la importancia en cuanto a eficiencia energética que podría generar su aplicación, señalando que “como la historia fotovoltaica en Chile es reciente, el ahorro energético que se puede conseguir en las plantas puede ser cada vez mayor, a medida que éstas vayan sumando años de funcionamiento”.

Además, Rodrigo Barraza explicó cómo un subproducto del servicio, ligado al monitoreo de la suciedad de los paneles, posee un potencial práctico importante, en cuanto a su impacto económico. “Está documentado que el 10% de pérdida del rendimiento de generación eléctrica está relacionado con la suciedad, mayor o menor de los paneles”.

Junto a Barraza, el equipo a cargo del proyecto está compuesto por el Instructor Académico del Departamento de Ingeniería Eléctrica de la USM del mismo Campus, Patricio Valdivia, como codirector, además de los investigadores Felipe Chacana y David Godoy, especialistas en mantenimiento del Departamento de Mecánica e Industrias de la Casa de Estudios, y el académico Pablo Ferrada de la Universidad de Antofagasta.

El compromiso con las empresas asociadas es clave para el éxito de este proyecto.  En este sentido, la empresa tecnológica alemana Bosch provee parte de la tecnología de cámaras gracias al convenio de colaboración que firmaron el año 2016 con el Departamento de Ingeniería Mecánica de la USM.   Asimismo, el apoyo de la empresa energética Enorchile es relevante debido al conocimiento operativo de plantas fotovoltaica, ya que administran alrededor de un Giga Watt de la potencia eléctrica instalada en el país en cuanto a paneles solares.

Fuente: USM